Tipos de pinos y sus cuidados – tipos de coníferas

Cuidado de los árboles coníferos – Todo lo que necesita saber sobre el Ciprés de Leyland, las Tuyas, Goldcrest y el ciprés de Arizona

Los árboles coníferos son probablemente algunas de las opciones más populares en el diseño de jardines. Estas especies se usan ampliamente como plantas ornamentales debido a sus requisitos relativamente pequeños y a la peculiaridad de su follaje, lo que las convierte en opciones ideales para el paisajismo. El patrón más popular de los árboles coníferos es el desarrollo de una valla de privacidad. Una cerca de privacidad ayudará a proteger su hogar de los vecinos y, por lo tanto, maximizará su privacidad.

Los tipos de coníferas que se pueden usar como ornamentales son varios. Sin embargo, no todos son adecuados para todos los fines.

En el mercado, podemos encontrar coníferas adecuadas para crear un fondo verde para cercas, delimitar un área o incluso proteger un área del viento y el polvo. En algunos casos, son incluso efectivos para el aislamiento acústico. A continuación, describiremos algunas de las coníferas de hoja perenne más utilizadas que son adecuadas para jardines y plazas.

¿Qué conífera plantar en mi jardín? – Ejemplos de coníferas para jardinería

Las Tuyas (Thuja)

La planta es apta para:

Cercas de privacidad altas y densas (siempre que no elijamos variedades enanas)

Plantación individual en el jardín

Plantar en macetas

Características de las Tuyas:

Thuja (Thuja orientalis) es una planta conífera ornamental de hoja perenne. Es miembro de la familia Cupressaceae. En muchas especies, la altura de la planta puede alcanzar hasta 18 metros (59 pies). Sin embargo, las variedades en su mayoría son de mediana altura y se encuentran principalmente como arbustos o árboles pequeños. Más específicamente, las especies de Thuja más comúnmente preferidas son Thuja occidentalis (o T. pyramidalis pyramidal Thuja) y Thuja orientalis. La planta florece, pero sus flores son muy pequeñas. Como coníferas, las semillas de la planta se mantienen dentro de pequeños conos ovalados de color amarillo.

Donde plantar mi thuja

La planta puede soportar un rango de temperatura bastante amplio de -25°C a +32°C (-13 a 89.6°F); sin embargo, a temperaturas más altas, comienza a tener problemas.

En cuanto al suelo, la planta no tiene requisitos especiales. Crece bien en todo tipo de suelos, incluso en suelos relativamente áridos. Prefiere áreas más frías, pero también prospera cerca de la costa.

Leyland

Planta muy popular adecuada para:

Plantar individualmente en un jardín

Plantar en macetas

Apartamento verde

Cercas densas y de alta privacidad

Características del Leyland:

Leyland (Cupressocyparis leylandii) es una de las coníferas ornamentales más populares. Es una conífera de hoja perenne de crecimiento muy rápido que forma una densa corona en forma de pirámide. Al final de la primavera o principios del verano (mayo-junio) la planta florece, sin embargo, sus flores son pequeñas.

Dónde sembrar mi Leyland

La planta puede soportar un rango de temperatura bastante amplio de -25 a +28°C (-13 a 82.4°F), pero a temperaturas más altas, comienza a tener problemas. En cuanto al suelo, no tiene requisitos especiales, crece bien en todos los tipos de suelo, incluso en suelos pobres y ásperos, siempre que proporcionen un drenaje suficiente.

Goldcrest

Planta apta para:

Plantar individualmente en un jardín

Vallas de construcción (vallas de privacidad)

Plantar en macetas

Goldcrest (Cupressus Macrocarpa Goldcrest) es otra conífera de hoja perenne de la familia de cipreses Cupressus. Las hojas de la planta tienen un aroma a limón. A menudo es el árbol ornamental más preferido en muchos países, ya que tiene un follaje impresionante. También florece a fines de la primavera, pero sus flores son muy pequeñas. Dependiendo de la variedad, el área de plantación y el cuidado del árbol, puede alcanzar una altura de 12-15 metros (39.3-49.2 pies) o más.

Dónde sembrar mi Goldcrest

No se recomienda plantar en regiones cálidas, ya que es probable que encuentre problemas a temperaturas muy altas.

Arizonica o Arizona

Planta apta para:

Plantar individualmente en un jardín

Vallas de privacidad

Adecuado también para protección contra el viento

Arizona (Cupressus arizonica) es una conífera perenne nativa de América, caracterizada por una tasa de crecimiento bastante rápida. Su forma es cónica estrecha y puede alcanzar una altura final de 10-15 metros (32.8-49.2 pies) o más. Es una de las plantas más adaptables y se usa ampliamente en la creación de vallas altas y cortavientos, ya que su denso follaje bloquea significativamente el viento.

Dónde sembrar mi Arizona

Arizona puede soportar temperaturas muy bajas que alcanzan -25°C (-13 °F). Tiene una buena tolerancia a las altas temperaturas en verano siempre que no superen los 30°C (86 °F). No tiene requisitos particulares de suelo. Se adapta a una variedad de suelos, incluso en zonas áridas, siempre que tengan un drenaje suficiente.

Tasa de crecimiento de las coníferas: ¿quién gana? – ¿Qué conífera crece más grande?

Muchas personas preguntan sobre la tasa de crecimiento de estas plantas. La respuesta es que el campeón es definitivamente el Leyland. Aproximadamente 1-2 años después de la siembra, Leyland comienza a crecer a una velocidad de 120 a 140 cm (3.9-4.6 pies) por año, en condiciones óptimas. Las otras especies mencionadas también pueden crecer rápidamente. Por ejemplo, Arizona en condiciones favorables puede ganar alrededor de 100 a 120 cm (3.3-3.9 pies) de altura por año. Las crestas doradas y las tuyas piramidales también pueden ganar hasta 60 cm de altura por año. Sin embargo, durante el primer año, siempre que sean jóvenes, las coníferas intentan desarrollar su sistema raíz. Durante este período, es posible que no tengan un crecimiento notable en altura, dejando a los jardineros decepcionados. Sin embargo, en los próximos años, y a medida que maduren, su crecimiento puede ser realmente impresionante. Incluso la tuya puede crecer hasta 2 metros (6.6 pies) por año, sin embargo, desde el décimo año en adelante. En cualquier caso, si queremos construir una cerca densa de plantas de inmediato, necesitaremos comprar árboles altos (2.20 metros o 7.2 pies o más) y plantarlos a una distancia de 1 metro (3.3 pies) de cualquier prado, manteniendo al menos 1 a 1.2 metros (3.3-3.9 pies) de distancia entre los árboles.

¿Cómo cuidar las coníferas en mi jardín?

Preparación del suelo para plantación de coníferas

Antes de plantar un árbol en el jardín, a menudo es necesario preparar adecuadamente el suelo. Esta preparación implica limpiar el área, generalmente aplicando una buena labranza alrededor del área de plantación usando herramientas especiales. La labranza tiene como objetivo eliminar las malas hierbas (que compiten con los árboles jóvenes en agua y nutrientes) y eliminar las piedras y cualquier material no deseado del suelo. Al mismo tiempo, con esta técnica, tratamos de suavizar el suelo, adecuándolo para recibir las raíces sensibles del árbol joven.

Después de la preparación del suelo, debemos cavar hoyos para plantar, que pueden tener diferentes dimensiones dependiendo de las especies de árboles que vamos a sembrar. En la mayoría de los casos, compramos coníferas ornamentales del vivero en macetas. Por lo tanto, una regla general es abrir pozos de plantación de 20 a 50 cm (7.9-19.7 in) de diámetro y profundidad más grandes que el tamaño de la maceta.

Cómo y cuándo plantar coníferas: cómo crear una valla de privacidad con coníferas

El trasplante de coníferas ornamentales generalmente se realiza en otoño o incluso a principios de invierno en la mayoría de las áreas. Generalmente compramos las plantas de viveros en macetas y las trasplantamos a sus posiciones finales, después de haber preparado adecuadamente el suelo. Las coníferas se plantan junto con la bola de tierra que ya traen del vivero. En muchos casos, especialmente si nuestro suelo es particularmente árido, sería bueno mezclar el suelo en el hoyo con estiércol, compost o fertilizante sintético antes de plantar.

Luego, tomamos el árbol del tronco y presionamos suavemente la maceta para que caiga al suelo, revelando la bola de tierra. Este procedimiento requiere un cuidado especial, ya que las raíces de la planta no deben sufrir daños. Además, es muy importante no romper la bola de tierra. Por esta razón, no debemos tratar de sacar la planta con fuerza, ni debemos cortar las raíces que pueden haberse enredado en su parte inferior. Es muy importante colocar la planta de tal manera que su tronco quede recto. En muchos casos, probablemente necesitemos un poco de soporte de árbol, especialmente durante las primeras etapas después del trasplante. Por esta razón, colocamos un palo de soporte junto al tronco del árbol y lo sujetamos suavemente en dos o tres puntos.

Si deseamos plantar más de una conífera en la misma área, debemos mantener las distancias adecuadas entre ellas. Las distancias de siembra pueden variar significativamente, dependiendo de las especies de coníferas, las condiciones climáticas y el suelo del área. Por supuesto, el propósito para el que plantamos el árbol y su forma son parámetros importantes. En términos generales, las distancias de plantación apropiadas son aquellas en las que encontramos cada árbol en la naturaleza. Entonces, si queremos plantar dos coníferas, un buen consejo es colocarlas al menos a 2-3 metros (6.5-9.8 pies) de distancia, para que puedan crecer adecuadamente.

Sin embargo, si queremos formar vallas de privacidad, las cosas son diferentes. Debemos tener en cuenta el tipo de árbol que hemos elegido junto con la tasa de crecimiento. Una plantación dispersa dará como resultado una tasa de crecimiento muy lenta de la cerca, lo que provocará brechas poco atractivas entre las plantas. Por otro lado, distancias muy cortas pueden dificultar el crecimiento de las plantas, debido a la intensa competencia entre ellas, algo que provocará una aireación y secado inadecuados de las ramas. Algunos ejemplos de espacios de plantación para diferentes coníferas son: plantamos Leyland, Arizona y otras especies con una tasa de crecimiento similar, manteniendo al menos 1 metro de distancia de una barrera fija (por ejemplo, arrozal). En caso de que los use para cercar, mantenemos una distancia de 1 a 1.5 m (3.3-4.9 pies) entre las plantas.

Riego de coníferas – ¿Las coníferas necesitan riego? ¿Qué cantidad de agua necesitan las coníferas?

Los árboles coníferos provienen de bosques donde las temperaturas son bastante bajas. Por esta razón, para sobrevivir en un jardín, necesitan riego regular, especialmente durante el verano. En general, durante el invierno, cuando las lluvias son frecuentes, ofrecemos agua adicional a las plantas solamente si no ha llovido durante más de una semana o cuando notamos que el suelo está completamente seco. Por otro lado, durante el período de verano, los requerimientos de agua aumentan regularmente. Las coníferas necesitan riego al menos 2-3 veces por semana durante este tiempo. En caso de temperaturas extremadamente altas (olas de calor), es posible que necesitemos regar las plantas incluso a diario (durante la noche). Durante meses de calor intenso, es probable que nuestras coníferas expresen su necesidad de agua secando su follaje. Sin embargo, debemos tener mucho cuidado con el riego. Es cierto que esas plantas tienen una mayor demanda de agua durante el verano, pero por otro lado, nunca deberían encontrarse en condiciones de inundación. Si es así, existe un mayor riesgo de que las plantas se infecten por enfermedades amenazantes como Phytophthora. En cualquier caso, evite regar el follaje, ya que existe un mayor peligro de infecciones. El mejor método en la mayoría de los casos es instalar un sistema de riego automático. Aunque en la mayoría de los jardines, tendemos a usar rociadores como método de riego, sería mejor usar un sistema de riego por goteo. Además de ayudar significativamente en el ahorro de agua, también ofrece una ventaja importante para las coníferas, evitando que el agua entre en contacto con el follaje. Esto es muy importante, ya que reduce significativamente el riesgo de enfermedades fúngicas.

Requisitos de fertilizantes de las coníferas: el mejor fertilizante para las coníferas

En general, las especies de coníferas se adaptan con bastante facilidad incluso a suelos pobres. Sin embargo, es aconsejable ayudarlos a crecer en altura y ancho, agregando fertilizante.

En términos generales, el fertilizante más adecuado para las coníferas de jardín (Leyland, Arizona, Thuja y Goldcrest) contiene más nitrógeno que fósforo y potasio (por ejemplo, 18-8-8). El nitrógeno es un elemento crítico para estas especies. Otros tipos de fertilizantes también son aceptables; sin embargo, la cantidad de nitrógeno será igual o mayor que el fósforo y el potasio. Además, nuestro fertilizante puede incluir oligoelementos (calcio, magnesio, hierro, cobre, boro, manganeso y azufre). Puede considerar aplicar una forma de fertilizante de liberación lenta. La mayoría de estos tipos de fertilizantes se encuentran en forma soluble en agua. El mejor momento para aplicar fertilizantes a las coníferas es a principios de la primavera (marzo – abril). Un fertilizante de liberación lenta aplicado durante 6-8 meses a principios de la primavera proporcionará a las coníferas todos los nutrientes que necesitan durante la temporada. También podemos aplicar un fertilizante soluble en agua una o dos veces al año a partir de principios de la primavera. Es aconsejable no aplicar fertilizantes de liberación lenta durante el verano, ya que la planta puede crecer muy rápidamente desde fines del verano hasta el otoño (agosto hasta principios de octubre). Por lo tanto, tendrá que endurecerse (para crear tejido vegetal adicional) para tolerar el frío durante el invierno.

También podemos aumentar los nutrientes del suelo simplemente agregando estiércol o compost. Cuando se trata de estiércol, podemos mezclar 1 kg (2.2 libras) alrededor de cada árbol maduro, pero tenga cuidado porque el estiércol no debe tocar su tronco. El fertilizante orgánico sintético, por otro lado, se aplica directamente en el suelo en una cantidad de 200 gr (0.44 lb) por metro cuadrado. Si nuestras coníferas están en macetas, entonces podemos aplicar 1-2 puñados de estiércol por maceta. Sin embargo, estos son patrones comunes que no deben seguirse sin hacer su propia investigación. Cada campo es diferente y tiene diferentes necesidades. Puede discutirlo con un agrónomo local certificado.

Poda de coníferas: cuándo y cómo podar un árbol de coníferas

Muchas de las coníferas que elegimos para nuestro jardín necesitan poda no solo por razones estéticas (conformación) sino también para mantener la salud del árbol. Estas especies, aunque seleccionadas como ornamentales, provienen de bosques con bajas temperaturas y tienen un crecimiento muy rápido en la mayoría de los casos. Si dejamos el árbol sin podar durante largos períodos, no sería sorprendente verlo evolucionar en un gigante verde. En muchos casos, estos árboles alcanzan o incluso superan los 30 metros (98 pies) de altura. Por supuesto, esto llevará muchos años, pero es aconsejable regular su desarrollo desde temprano. Además de regular el crecimiento de los árboles, la poda ayuda a una adecuada aireación y rejuvenecimiento. Las ramas enfermas, subdesarrolladas o secas deben ser retiradas para promover nueva vegetación. Además, el crecimiento continuo de coníferas sin podar hace que el follaje forme huecos en su centro debido al raleo de la vegetación. Esto es algo indeseable, especialmente cuando las plantas se usan como setos naturales y cercas de privacidad.

Podemos dar forma fácilmente a la mayoría de las coníferas desde sus primeras etapas de desarrollo, utilizando simples tijeras de podar o desbrozadoras eléctricas. Sin embargo, en el caso de árboles maduros y altos, generalmente se utilizan motosierras telescópicas. Las motosierras permiten cortar ramas altas del suelo. Dado que no estamos hablando de árboles frutales en los que estamos interesados en mantener una tasa de fruta deseada, la poda aquí es mucho más simple. Básicamente, simplemente ajustamos el tamaño y la forma del árbol reduciendo la longitud de sus ramas.

La temporada de poda preferida para las coníferas es desde finales de otoño hasta principios de primavera. Es posible que necesitemos intervenir nuevamente durante el verano para mejorar su forma y prepararlos para el invierno. Es aconsejable no podar nuestras coníferas durante los días de temperaturas extremadamente altas (verano), ya que esto causará problemas.

En lo que respecta a los métodos y formas de poda, estos varían según el tipo de conífera, el motivo de su instalación y la opinión del propietario. Por ejemplo, para coníferas individuales en el jardín, una práctica común es quitar las ramas de 20-30 cm (0.6-0.9 pies) del suelo para «pelar» el tronco y dejarlo desnudo cerca del suelo. Esto, entre otras cosas, protege el follaje de las enfermedades del suelo. Las ramas siempre deben cortarse muy cerca del tronco con cuidado para evitar dañar el tronco. Además, probablemente será necesario eliminar ciertas ramas más gruesas que crecen dentro de la planta.

La gente a menudo da formas artísticas a estos árboles. Sin embargo, esto requiere mucho cuidado ya que existe el riesgo de causar un shock a la planta. Una regla general es asegurarse de que un gran porcentaje de ramas verdes permanezcan en el árbol después de la poda. No debemos podar los brotes jóvenes del árbol cortando más de 10 cm (0.3 pies). Podemos identificar fácilmente los brotes jóvenes, ya que tienen colores diferentes, generalmente más claros.

Está claro que no todas las especies necesitan poda con la misma frecuencia e intensidad. Algunas especies crecen a tasas muy altas y requieren intervenciones más frecuentes, mientras que la tasa de crecimiento lenta de otras nos permite retrasar la poda. El Goldcrest necesita quizás menos intervenciones, en las cuales solo eliminamos algunas ramas periféricas para mantener su forma. Por otro lado, podemos podar el Leyland fuertemente sin causarle problemas. Si no se poda adecuadamente o no se poda durante años, el Arizona terminará teniendo una forma incontrolable e inmanejable debido a su mayor tasa de crecimiento.

Al podar las coníferas, es crucial contar con protección personal básica. Hoy en día podemos encontrar en el mercado gafas de seguridad especiales para proteger nuestros ojos durante la poda. También necesitaremos un par de buenos guantes que nos protejan de cortes y lesiones en las manos.

Plagas y enfermedades de las coníferas

Las coníferas son árboles bastante resistentes. Sin embargo, encuentran algunos problemas con plagas y enfermedades, como todas las demás plantas.

Los principales enemigos de las coníferas son las diversas especies de Coccoidea con el pseudococo como el más importante de ellos. Causan un daño significativo a la planta, mientras que al mismo tiempo producen secreciones similares a la miel que promueven el crecimiento de hongos, causando serias consecuencias para la planta. En casos de infestación, las plagas son visibles en el follaje, ya que son blancas y se parecen al algodón. Si la infestación es severa, el follaje de la planta se seca. Las plantas son más susceptibles durante los días de alta temperatura y niveles de humedad. La mala aireación del follaje empeora naturalmente la situación. Leyland, Thuja y Gold Crest son los más susceptibles a estas infestaciones. Para evitar tal situación, asegúrese de no regar el follaje de las plantas, especialmente durante el verano. Además, es aconsejable podar las plantas adecuadamente para una mejor aireación. Puede intentar eliminar manualmente los insectos cuando el problema aún es limitado. Si el problema se descontrola, deberá consultar a un ingeniero agrónomo con licencia.

Además, estas plantas son susceptibles a las infecciones por hongos. El patógeno más común e importante que infecta las coníferas en el jardín es la Phytophthora sp. Este hongo vive en el suelo e infecta el sistema de raíces de la planta, causando daños graves que, si no se tratan durante sus primeras etapas, pueden provocar la muerte de la planta. En casos de infección por hongos, observaremos follaje seco que puede confundirse con el estrés hídrico. El follaje seco y marrón comienza en las partes de la planta que están cerca del suelo. El mejor método para controlar la enfermedad es siempre la prevención. Evitamos las plantaciones muy densas, la humedad excesiva cerca de la raíz de la planta, la humectación del follaje y, a menudo, buscamos problemas. El Leyland es una de las coníferas más susceptibles a la Phytophthora. Tan pronto como notemos cambios en nuestras coníferas o si hay un brote de la enfermedad en el área, sería aconsejable consultar a un agrónomo certificado para discutir acciones, por ejemplo, rociar con productos químicos. Las plantas infectadas deben retirarse inmediatamente del jardín.

Este artículo también está disponible en los siguientes idiomas: English Français Português Deutsch Русский Türkçe हिन्दी

Equipo editorial de Wikifarmer.com
Equipo editorial de Wikifarmer.com

Wikifarmer es la primera biblioteca en línea generada por el usuario. Usted puede enviar un nuevo artículo, editar un artículo existente, agregar imágenes o videos, solicitar un nuevo artículo, plantear una pregunta sobre algún tema relacionado o sencillamente disfrutar del acceso gratuito a cientos de guías modernas de cultivo. Todo el contenido que usted agregue será revisado sin demora por nuestros agrónomos. Una vez aprobado, se añadirá a Wikifarmer.com e afectará positivamente a miles de nuevos y experimentados agricultores en el mundo. El usuario es el único responsable del uso, valoración, evaluación y utilización de cualquier información suministrada en este sitio web.