Control de malezas en el cultivo de trigo

Control de malezas en el cultivo de trigo
Trigo
Compártelo:

Este artículo también está disponible en los siguientes idiomas:

Este artículo también está disponible en los siguientes idiomas: English (Inglés) Français (Francés) العربية (Árabe) Ελληνικά (Griego)

Mostrar más traduccionesMostrar menos traducciones

El cultivo de trigo puede estar infestado con una gran variedad de especies de malezas. Esto se debe a que crece bajo diversas condiciones agroclimáticas, diferentes métodos de riego, diferentes sistemas de labranza y secuencias de rotación de cultivos.

La reducción de la altura de las variedades modernas de trigo y la pérdida de características competitivas específicas han provocado un aumento de los problemas de malezas en muchas áreas. A excepción de la competencia directa con las plantas de cultivo por los recursos, como el espacio, el sol, el agua y los nutrientes, las malezas pueden «dañar» el cultivo al servir como portadores de plagas y enfermedades importantes (por ejemplo, el oídio), así como contaminar la pureza de los granos de trigo cosechados y, por lo tanto, disminuir la calidad. Dependiendo de la región, las especies de malezas que prevalecen y su tamaño poblacional, las características del suelo, el tiempo de siembra y la densidad de cultivo, las pérdidas de rendimiento causadas por las malezas generalmente oscilan entre el 10 y el 80 %, con un promedio más cercano al 20-30 % (Chhokar et al., 2012). En algunas zonas-países, las pérdidas de cosechas a causa de las malezas equivalen al 20 % del valor bruto de la cosecha de trigo (1).

Si bien los métodos de control químico ofrecieron una solución rentable durante muchas décadas después de la «Revolución Verde», el uso excesivo de herbicidas y la falta de rotación de los diferentes compuestos activos disponibles dieron lugar al desarrollo de especies de malezas resistentes a los herbicidas en muchas partes del mundo. Para controlar de manera eficiente las especies de malezas más importantes, el agricultor debe conocer algunos principios y adoptar un enfoque holístico mediante la aplicación de técnicas de control integrado.

Conocer al «enemigo»

Independientemente de las medidas utilizadas, la efectividad del control de malezas depende del reconocimiento de las poblaciones de malezas que existen en el campo, su ubicación y, por supuesto, las acciones tempranas de observación y control. El agricultor debe recabar datos sobre la presencia de especies de malezas anualmente, para que sepa qué medidas de prevención o control aplicar y cuáles de ellas dieron los mejores resultados. Los registros de malezas más antiguos facilitarán la selección de un herbicida de preemergencia apropiado y la aplicación a tiempo de productos de posemergencia cuando las malezas aún se encuentran en una etapa temprana, y el control químico es más efectivo.

Para el trigo de invierno, generalmente plantado a principios-mediados de otoño, los 2 períodos más difíciles para la competencia de malezas son durante la germinación y más tarde al comienzo de la primavera, cuando el resto de las malezas (malezas de verano) germinan. Para el trigo de primavera, la mayoría de los problemas surgen durante las primeras etapas del cultivo cuando las plantas de trigo no son tan competitivas en comparación con las malezas. Se prevé que todos los cambios que el agricultor realice en las prácticas agrícolas que utiliza, por ejemplo, una transición de la labranza convencional a un sistema de siembra directa o del cultivo de secano al de regadío, causarán alteraciones en la población de malezas. Conocer las especies de malezas y su fisiología ayudará al agricultor a intervenir con suficiente antelación y tomar las medidas necesarias.

La mayoría de las malezas comunes de los trigales que ponen en riesgo el rendimiento del cultivo pertenecen a las familias de las asteráceas, brasicáceas, geraniáceas, poáceas, ranunculáceas y rubiáceas. A nivel de especie, las malezas más importantes se indican en la siguiente tabla.

Nombre científicoNombre común
Avena sativa, A. ludoviciana, Α. sterilisAvena silvestre
Phalaris brachystachys Link. y P. minor Retz.Alpiste
Alopecurus myosuroides Huds.Hierba negra
Lolium multiflorum L. y L. rigidumRaygrass
Poa annua L. Espiguilla
Sinapis arvensis L. Mostaza salvaje
Galium tricornutum L. Amor de hortelano
Ranunculus arvensis L. Gata rabiosa
Geranium dissectum L. Geranio de hoja cortada
Cirsium arvense (L.) Scop. Cardo canadiense
Rumex dentatus LMuelle dentado
Medicago denticulataTrébol carretilla
Amaranthus tuberculatusCáñamo de agua
Kochia scopariaBarriola

 

Otras especies de malezas comunes son: Papaver rhoeas L., Veronica persica Poir., Arthemis arvensis L., Alopecurus myosyroides, Bromus spp., Matricaria spp., Polygonum aviculare, Gallium aparine, Cirsium arvense, Malva parviflora, Capsela bursa-pastoris, Fumaria officinalis Chenopodium spp., Angallis spp. y Stellaria media (23; Pala, & Mennan, 2017, 2021). 

Estrategias de prevención y control de malezas

El agricultor necesita rotar y combinar las medidas de gestión de malezas para controlar las diferentes especies de malezas de manera efectiva y sostenible durante un largo período de tiempo. Lo mejor es calcular el umbral económico y conocer la densidad crítica de malezas (por especie) para decidir sobre la necesidad, el tiempo y el tipo de tratamiento de control de malezas. Especialmente, la densidad crítica de malezas podría diferir mucho entre las especies de malezas dependiendo de las pérdidas de rendimiento que puedan causar. Por ejemplo, cuando se registran en el campo 4 plantas de avena silvestre por metro cuadrado o 1 planta de mostaza silvestre de hoja ancha por metro cuadrado, es necesario empezar a aplicar medidas de control (Kadioglu et al., 1998; Mennan, 2003). El objetivo de todas las medidas de control de malezas es disminuir la población de malezas en el campo cuando el cultivo está presente y reducir el banco de semillas de malezas del suelo. Por esta razón, el control es más efectivo si se realiza en una fase temprana y, por supuesto, antes de que las malezas comiencen a producir semillas. Siempre debe consultar a su agrónomo local acreditado.

  • Prácticas mecánicas de control de malezas:

Antes de sembrar el trigo, podemos realizar la labranza primaria para comenzar con el campo limpio. Es imprescindible limpiar y desinfectar cualquier maquinaria utilizada que pueda transferir nuevas semillas de malezas a nuestro campo. A pesar de su efectividad al comienzo de la temporada de cultivo, el despeje manual o mecánico no se usa ampliamente, especialmente en explotaciones más extensas. El motivo principal es que el método cuesta muy caro, incluso 8 veces más caro que el control químico y hasta 80 veces más lento. Además, muchas malezas (por ejemplo, P. minor y Avena ludoviciana) se asemejan a las plantas de trigo en las primeras etapas de crecimiento, lo que hace que sea muy difícil distinguirlas y eliminarlas dentro de las hileras.

La labranza limitada y la siembra directa se han convertido en una técnica muy popular y ampliamente aplicada en los cultivos de trigo. Si bien se considera un sistema de control de malezas rentable y sostenible, la implementación repetida a lo largo de los años puede cambiar el equilibrio entre las especies de malezas, favoreciendo malezas como Rumex dentatus y Malva parviflora. Finalmente, dado que las medidas de control de malezas continúan después de la cosecha de trigo, es esencial tomar medidas para aumentar su efectividad. Los residuos de cultivos (pajitas) de alrededor de 7,5 toneladas por hectárea que permanecen en el campo pueden reducir la infestación de malezas en un 40 %. El agricultor debe evitar quemar los residuos. Esta práctica tiene impactos ambientales catastróficos, mientras que la ceniza reduce drásticamente el efecto de algunos herbicidas utilizados durante ese período (pendimetalina e isoproturón) (3).

  • Gestión de cultivos (densidad, período de siembra y fertilización): 

Cualquier acción que aumente la capacidad competitiva del trigo contra las malezas puede ser beneficiosa. Según los resultados experimentales, un aumento de la densidad de plantas con una menor separación entre hileras (15 cm – 5,9 pulgadas) tiene resultados positivos importantes en la reducción de la población de malezas (Mongia et al., 2005). Por ejemplo, la reducción del espacio entre hileras de 50 cm a 25 cm (19,7-9,8 pulgadas) en el cultivo de trigo duro y blando disminuyó la población de erigeron hasta en un 44 % (4). En todos los casos, use solo materia de reproducción de semillas certificado y libre de malezas para comenzar con el cultivo.

La siembra temprana también puede aportar una ventaja al cultivo, especialmente contra P. minor. Sin embargo, la fecha de siembra no debe desviarse demasiado del momento sugerido porque provocará una pérdida de rendimiento. Finalmente, las medidas que protegen o aumentan el vigor de los cultivos, como la fertilización y la protección de las plantas, deben aplicarse cuando sea necesario. Durante o antes de la siembra de trigo, el agricultor debe aplicar fertilizantes de 2-3 cm (0,8-1,2 pulgadas) debajo de la semilla y evitar que se esparzan. En general, los fertilizantes fosfáticos promueven el crecimiento de malezas de hoja ancha, mientras que el nitrógeno aumenta las malezas gramíneas (Chhokar et al., 2012).

  • Rotación de cultivos: 

El principio es rotar el trigo con cultivos que sean competidores más fuertes contra las malezas más críticas del trigo. Además, plantar diferentes cultivos en el mismo campo con diversos momentos de siembra y madurez hace que sea más fácil romper el ciclo de vida de ciertas malezas anuales peligrosas. Cultivos como la cebada, la nabina, la remolacha azucarera, la caña de azúcar, el girasol, el trébol de Alejandría, el maíz, las judías secas y la colza se pueden utilizar en la secuencia de rotación de cultivos con buenos resultados (Jalli et al., 2021, 56). Esta estrategia ha demostrado ser muy eficaz en el control de Phalaris minor. Sin embargo, cuando se planta trigo después de arroz, que es el esquema típico de la India, las malezas se ven favorecidas y germinan antes en la temporada (otoño) debido a que el suelo tiene la humedad suficiente (3).

Para proteger el próximo cultivo, el agricultor debe evitar el uso de herbicidas residuales muy persistentes que pueden permanecer activos en el suelo durante varios meses. Se plantearán grandes problemas, especialmente si el siguiente cultivo pertenece a la categoría objetivo de planta del herbicida utilizado (por ejemplo, hojas anchas).

  • Control químico – Herbicidas:

Los herbicidas químicos siguen siendo la medida de control de malezas más popular en el trigo. Sin embargo, es esencial prestar atención al tipo de compuesto activo, la dosis, el método utilizado y el momento de la aplicación. Recuerde siempre rotar los herbicidas (sitio de acción) y usar productos que incluyan múltiples sitios de acción (en tanque de mezcla, preenvasado o secuencial). Todas estas son medidas esenciales para evitar o limitar los problemas causados por el hecho de que las malezas desarrollen resistencia a los herbicidas. Cada año, nuevas especies de malezas se vuelven resistentes a más compuestos activos. Para evitar sorpresas en el campo, consulte las listas actualizadas constantemente de malezas resistentes a los herbicidas. Siempre debe consultar a su agrónomo local acreditado antes de decidir qué herbicida utilizar.

El control químico de las malezas se puede realizar con herbicidas de preemergencia que tienen alguna acción residual y pueden controlar los primeros brotes de germinación de malezas en las primeras etapas de crecimiento del cultivo. Dichos herbicidas pueden incluir imazapir, clorsulfurón, atrazina, metsulfurón-metil y simazina. Tenga mucho cuidado o evite el uso de herbicidas a base de clorsulfurón, ya que este permanece activo en el suelo durante muchos meses y puede dañar las legumbres y las semillas oleaginosas que pueden seguir al trigo en el campo (6). Siempre debe consultar a su agrónomo local acreditado antes de decidir qué herbicida utilizar.

Después de la emergencia del cultivo, podemos implementar el control químico de malezas desde el período de 3 hojas del trigo hasta el final del macollamiento (Pala y Mennan, 2021). Revise siempre la etiqueta del producto para saber las etapas máximas de crecimiento del trigo y las etapas ideales de crecimiento de malezas para la aplicación. La mayoría de los herbicidas no deben aplicarse después de la etapa 6 en la escala de Feekes (el primer nudo del tallo es visible) porque existe un alto riesgo de que los herbicidas causen lesiones. Hay muy pocos herbicidas que se pueden aplicar hasta la etapa 8 de Feekes (solo visible la última hoja) y contienen como compuestos activos el octanoato de bromoxinil y la biciclopirona (7). Siempre debe consultar a su agrónomo local acreditado antes de decidir qué herbicida utilizar.

Lista de herbicidas de trigo, dosis óptimas y grupo objetivo

Tenga en cuenta que las bajas temperaturas pueden reducir la eficiencia de los herbicidas. Como regla general, no aplique ningún herbicida cuando la temperatura sea inferior a 10 ºC (50 ºF) (7). Siempre debe consultar a su agrónomo local acreditado antes de decidir qué herbicida utilizar.

Atención: 

  • Siempre debe consultar a su agrónomo local acreditado antes de decidir qué herbicida utilizar.
  • Use herbicidas solo cuando sea necesario y mejor con aplicaciones más precisas en el espacio (administración de parches).
  • Evite dos aplicaciones seguidas con herbicidas que tengan el mismo modo de acción.
  • Evite el uso de glifosato para acabar con las malezas.

Referencias

  1. https://grdc.com.au/resources-and-publications/grownotes/crop-agronomy/northernwheatgrownotes/GrowNote-Wheat-North-06-Weeds.pdf
  2. http://www.opengov.gr/ypaat/wp-content/uploads/downloads/2013/07/sitari.pdf
  3. https://sawbar.in/wp-content/uploads/2018/07/Weed-managment-stratergies-in-wheat-A-review.pdf
  4. https://grdc.com.au/resources-and-publications/grownotes/crop-agronomy/northernwheatgrownotes/GrowNote-Wheat-North-06-Weeds.pdf
  5. https://extension.umn.edu/small-grains-crop-and-variety-selection/small-grain-crop-rotations
  6. http://www.daff.qld.gov.au/plants/field-crops-and-pastures/broadacre-field-crops/wheat/plantinginformation
  7. https://www.canr.msu.edu/news/herbicide_options_for_weed_control_in_winter_wheat_things_to_consider

Chhokar, R. S., Sharma, R. K., & Sharma, I. (2012). Weed management strategies in wheat-A review. Journal of Wheat Research, 4(2), 1-21.

Jalli, M. J., Huusela, E., Jalli, H., Kauppi, K., Niemi, M., Himanen, S., & Jauhiainen, L. J. (2021). Effects of crop rotation on spring wheat yield and pest incidence in different tillage systems: a multi-year experiment in Finnish growing conditions. Frontiers in Sustainable Food Systems5, 214.

Kadioglu, İ., Uremis, I., Ulug, E., Boz, O., Uygur, F.N. 1998. Researches on the economic thresholds of wild oat (Avena sterilis L.) in wheat fields in Çukurova region of Turkey. Türkiye Herboloji Dergisi, 1 Mennan, H. 2003. Economic thresholds of Sinapis arvensis (wild mustard) in winter wheat fields. Pakistan Journal of Agronomy, 2(1): 34-39.(2): 18-24.

Mongia AD, Sharma RK, Kharub AS, Tripathi SC, Chhokar RS, and Jag Shoran (2005). Coordinated research on wheat production technology in India. Karnal, India: Research Bulletin No. 20, Directorate of Wheat Research. 40 p.

Pala, F., Mennan, H. 2017. Determination of weed species in wheat fields of Diyarbakir province. Bitki Koruma Bülteni, 57(4): 447-461

Pala, Fırat & Mennan, Hüsrev. (2021). Common Weeds in Wheat Fields.

Este artículo también está disponible en los siguientes idiomas: English Français العربية Ελληνικά

NUESTROS SOCIOS

Unimos fuerzas con O.N.G., universidades y otras organizaciones a nivel mundial para cumplir nuestra misión común en materia de sostenibilidad y bienestar humano.